Tout se tient. Umberto Eco

Posted on 25/04/2011

0



Se comenta que el mundo es una tela de araña, que lo conecta todo, tejida con cables, protocolos, bits y ordenadores. Y deben tener razón, sobre todo porque antes de ellos, el mundo ya era un hipertexto, porque “cuando se buscan conexiones se acaba encontrándolas por todas partes y entre cualquier cosa, el mundo estalla en una red, un torbellino de parentescos en el que todo remite a todo, y todo explica todo”. Todo, en el más absoluto de los sentidos, todo, “cualquier dato se vuelve importante cuando se lo conecta con otro”. Esto es, en resumen, El péndulo de Foucault, de Umberto Eco

Primera regla:
los conceptos se vinculan por analogía. No hay reglas para decidir al comienzo si una analogía vale o no vale, porque cualquier cosa guarda alguna similitud con cualquier otra cosa desde algún punto de vista. Ejemplo. Patata se cruza con manzana porque ambas son vegetales y redondas. De manzana se pasa a serpiente, por relación bíblica. De serpiente a rosquilla, por semejanza formal, de rosquilla a salvavidas, y de allí a traje de baño, del baño al water, del water al papel higiénico, de la higiene al alcohol, del alcohol a la droga, de la droga a la jeringa, de la jeringa al pico, del pico al terreno, del terreno a la patata.

Perfecto. La segunda regla dice, en efecto, que, si al final tout se tient, el juego es válido. De patata a patata tout se tient. Por tanto, es correcto.

Tercera regla, las conexiones no deben ser inéditas, en el sentido de que ya deben haber aparecido al menos una vez, y mejor si ya han aparecido muchas veces, en otros textos. Sólo así los cruces parecen verdaderos, porque resultan obvios.

Anuncios
Posted in: Textos